6.12.12

Revelaciones


 
¡Conozca al polémico perro seleccionado para la contratapa!

 

 ¡Entérese la verdad detrás de la desaparición del Zacatillo!
 


 ¡Descubra de quién es el olor a pata!
 

¡Sorpréndase con 5 nuevas historias a todo blanco y negro!


En el N° 3 de Le Chien Avec Pulover.



¡Ya en su kiosko!
¡Pídalo a su voceador!

9.11.12

Casting de Chiens.



 El éxito se traduce en reconocimiento, en un halo de prestigio que envuelve a todo lo que lo circunda y en el deseo de todo lo que no lo circunda de arrimarse al fogón del triunfo.

 Muchos son los ofrecimientos de colaboraciones –no monetarias, claro está- que han llegado a la redacción, y más aún las interpelaciones personales a los ya afamados conspiradores detrás de “Le Chien”. Reconocidos dibujantes de frondosos curriculums, nuevos talentos de la narración en viñetas e ignotos transeúntes nos han inquirido sobre la posibilidad de participar en nuestra publicación.

 En principio nos excusábamos apelando a la diplomática e infalible razón económica, es decir al costo monetario de cada fotocopia (0,30 $ la carilla) al grito de “¡Con lo que sale hacer cada número vamos a garpar más páginas para publicar la soretada que hacés vos!”. La sorpresa nos la dio un hombre que, ocupado en levantar la intervención/ Street Art Canino de su chobi con nuestro número 1, nos respondió “No compartiría ni en pedo las páginas interiores con las forradas de ustedes; yo quiero que publiquen la foto de mi perro en la contratapa, para ocupar el lugar de los grosos que aparecen ahí”.

 Caímos en la cuenta que los aspirantes a colaboradores no deseaban formar parte del interior de la revista, sino ocupar el espacio que antaño consagramos a grandes creadores del lenguaje historietístico.
  
 La cosa no es tan fácil. 

Si nuestro recelo por incorporar a alguien a nuestras filas parece excesivo, aún más rigurosos somos a la hora de determinar los estrictos criterios de selección, que incluso han privado a los habituales dibujantes de la revista de poner su toque gráfico –sus zarpas- en ese lugar privilegiado.

Ej. 1: Simpático pero sin pulover.


Ej. 2: Con pulover pero no lo suficientemente simpático

 Como podrá verse en los ejemplos que grafican este artículo, el castings de chiens es probablemente la labor más ardua, responsable de las demoras en la actualización del blog y la explicación detrás de la irregular periodicidad de "Le Chien Avec Pulover". Un número nuevo no sale si el perro de la contratapa no cumple con los requisitos necesarios. En estos momentos, nos encontramos en ese proceso de selección, que puede durar un tiempo más.

Ej. 3: Simpático, con pulover, pero sin la pose de los dos anteriores.


  ¿Y esto por qué? 

 Por lo dicho al inicio: poniendo al perro de Periquita o al del eximio dibujante rumano, aspiramos a arrimarnos al fogón del triunfo. 

 (Próximamente -cuando salga el N°3 - el concurso "Le Chien Avec Pulover": adiviná quiénes son los autores detrás de los perros de las contratapas y ganate los 5 números de la colección).

20.6.12

Entrevista a Josep María Berenguer

 Reproducimos a continuación una entrevista realizada al editor de El Víbora, en 1995, al conmemorarse el 15 aniversario de la revista. Véase lo interesante de sus respuestas, de su criterio editorial, y de manera inmediata el catálogo de autores y obras publicados por "La Cúpula" para —por último— sacarse el sombrero.






Josep María Berenguer


 ¿Quién era Josep María Berenguer antes de El Víbora?

 He cumplido 50 años. Tenía 35 cuando empezamos El Víbora. Veamos antes de eso. Siempre me ha fascinado la imagen y por ello me he dedicado a las artes visuales. Mi educación ha sido bastante afortunada a ese nivel. Mi padre tenía una parada de libros en el Mercado de San Antonio, y siempre he leído mucho. Desde los 14 años, en que mis padres me enviaban de intercambio a Inglaterra, he viajado constantemente. Recientemente he pasado dos meses en Japón, y he vivido en Nueva York, California, Estocolmo… A los 20 años me casé, tuve una hija y viví en Estocolmo dos años. También he vivido en París. En el 68 estuve allí haciendo carteles en Bellas Artes. He visto muchas cosas, y me ha interesado siempre la vida desde una óptica social y creativa. A inicios de los 70, volví de USA y con dos amigos más, fundé un equipo de arquitectura ligera. Nos dedicamos a hacer cúpulas geodésicas, entre otras la de Els Joglars, de 20 metros de diámetro, o mi propia casa en La Floresta. Tras varios años de trabajo, llegó una fuerte crisis de la construcción y nos disolvimos. Yo me quedé en La Floresta, trabajando en toda clase de chapuzas: cuadritos para turistas que vendíamos en Sitges, o haciendo de fotógrafo de los grupos de niños en las escuelas. Me ganaba la vida como podía.


 ¿Cómo nació en ti la idea de lanzar una revista de cómic?

 Vivía cerca de Josep Toutain, editor de cómic, y nos hicimos muy amigos. Sacábamos revistillas, boletines de barrio. Yo me encargaba de todo el aspecto visual y tenía muchas ganas de hacer una revista. Se lo comenté a Toutain, y él me ofreció dinero y conocimientos para realizarla, pero con la condición de que fuera de cómic. Me prestó todo su apoyo logístico: dónde comprar papel, dónde imprimir, etc. No tenía una familiaridad concreta con el medio, pero sí un olfato, una sensibilidad especial, gracias a la cual logré reunir a toda una serie de artistas con los que lanzamos el proyecto. Había dos grupos distintos, uno más de la Plaza Real, el Chino, etc., más barriobajero (Nazario, Pons…), y otro más de Bellas Artes, más estilista y menos marginal (Max, Roger…).

El Víbora N°2, (Incluye texto de denuncia)

 ¿Cuál era la filosofía de esa nueva revista?

 Lo que me planteé fue hacer una revista rompedora. La mayoría de los dibujantes profesionales consolidados (Usero, Giménez), decían al ver lo primeros números: “esto es una mierda, esto no va a durar dos días, se van a hundir…”. El Víbora fue la introducción de un expresionismo sucio, caricaturesco y exagerado, que conectó rápidamente con la gente joven. Cada uno hacía lo que quería, pero hablábamos mucho, nos veíamos constantemente: hacíamos reuniones, paellas, merendolas, etc., con lo cual se discutían mucho los contenidos a seguir. Al principio mi casa hacía las funciones de estudio, redacción, almacén, etc. Todos los dibujantes solían decir antes de reunirse: “Quedamos en la cúpula”. De ahí salió el nombre de la editorial. Yo siempre he tratado de que El Víbora tuviera una línea, un mensaje, una coherencia de contenidos: que siempre mantuviera una actitud de crítica social lo más cruda posible, y que hubiera variedad gráfica. No quería una escuela de dibujo, siempre he intentado huir de las escuelas: que si la línea clara, que si la línea nosecuántos… Y he tratado de encontrar autores con carácter, a los que el lector pudiera diferenciar de cualquier otro autor con una sola hojeada.


 ¿Cómo se os ocurrió el título de la revista?

 Fue una casualidad. Nos obligaron las circunstancias, la censura. La primera idea fue llamarla Goma 3. Goma 2 era un explosivo muy utilizado por ETA en aquella época, y pensamos que por la intención que teníamos de hacer una revista muy anti-autoritaria, ese era el título idóneo. Pero por aquel entonces había que pedir permiso a Presidencia de Gobierno para sacar cualquier publicación a la calle, y allí nos estuvieron dando largas, no nos contestaban, hasta que me dejaron entender de una manera un poco disimulada que no nos daban permiso porque el nombre les parecía demasiado provocativo, ofensivo, etc. Al final nos reunimos todos y decidimos buscar otro título, porque tampoco nos interesaba luchar por un nombre, lo que queríamos era sacar una revista. Confeccionamos una lista de unos cien nombres, y nos quedamos con “el Víbora”.

Martí, uno de los autores destacados de la primera camada.

 Pero el título va por la expresión “ser un víbora”, supongo.

Sí, significa alguien que habla mal de los demás, y esa era nuestra intención. No indiscriminadamente, pero sí con actitud crítica.



 ¿Tuvisteis algún problema más?

 No. Nacimos con la abolición de la censura, y pisábamos muy fuerte. Es verdad que recibí varias cartas anónimas amenazándome de muerte, diciendo: “hijosdeputa, ya vendremos a ajustar cuentas, os cortaremos los huevos…”. En fin. Eran cosas que te daban una cierta alegría, te proporcionaban fuerza y te hacían sentir que estabas en el buen camino.


 ¿Pensabas que podía durar tanto una revista de estas características?

 No trabajábamos con la idea de un futuro lejano, la vida era tomada muy día a día. Pero aunque yo me he pasado mucho en la vida, siempre he tenido la consciencia de que teníamos que hacer durar esto. Y hemos pasado por todo.


 ¿Muchas anécdotas de aquellos tiempos?

 Sí, las grandes fiestas, comilonas y borracheras que nos pegábamos todos, colaboradores, familiares, cuñados y amigos. Una pasada.



 ¿Es cierta, pues, la fama de los excesos de aquella época?

 Sí. Realmente fueron días de vino y rosas. Pero como anécdota especial, una de las mejores fue con motivo del golpe de Estado, el 23-F. Creo que el primero que nos llamó por teléfono fue Martí Riera, avisándonos de lo que estaba pasando. Luego nos llamamos unos a otros para confirmar el asunto, y nos reunimos en la editorial por la tarde, quedándonos allí toda la noche, pensando qué hacer. Pasó de todo, desde un amigo editor de París que me dijo que podía ir para allá hasta que se calmara el asunto, que tendía curro sin problemas mientras tanto, hasta otro que decía conocer a un mangui de la Plaza Real que vendía pistolas a 50.000 pelas, que teníamos que defendernos, y todo eso. Al final decidimos que lo más sensato era opinar sobre el asunto. Montamos un número especial en una semana. Tuvimos colaboraciones desde París, de Shelton, y de Willem, Art Spiegelman llamó desde Nueva York… La gente se movilizó, y eso también nos dio mucha fuerza, autoestima y legitimidad. Nos dimos cuenta de que en la prensa, sobre todo en la del ocio, a la que pertenecemos, se habían producido muy pocas tomas de posición claras. Nadie sabía qué pasaría exactamente, y casi nadie dio la cara. Esto también me sorprendió. Mucha gente disimulaba, decía que se tenía que ir unos días a nosedónde…

Especial sobre el Golpe.

Temáticamente, El Víbora ha sido la revista especializada en hablar abiertamente de según qué cosas. La homosexualidad, por ejemplo, ha sido siempre mostrada sin tapujos ni censuras.

 Sí, pero no solo la homosexualidad, sino la sexualidad en general. Una de las acusaciones que nos hacía en los primeros 50 números de El Víbora era que no editábamos un cómic, sino una revista pornográfica, marrana, donde solo había sexo… Eso sigo escuchándolo ahora. Yo personalmente creo que, igual que hay que tomar una postura política clara en la vida para tener una idea de cómo es el mundo, lo mismo se debe hacer con respecto al sexo, las relaciones humanas, afectivas… Sufrimos una gran dosis de represión, de autocensura. La sociedad utiliza muchos resortes para sublimar los deseos sexuales de la población y convertirlos en esfuerzo no placentero. El sexo es utilizado socialmente como la zanahoria que se pone delante del burro para que dé vueltas a la noria. Siempre he pensado que el sexo hay que afrontarlo de cara, tomarlo por lo que es, no como una zanahoria, sino como camino, como actitud social, como lucha política. Y lúdica. En mi juventud, las corrientes intelectuales abordaban el sexo como vía revolucionaria contra el poder establecido. Pero es que las cosas no han cambiado mucho. Actualmente existe una nueva moral, eso que los americanos llaman lo “políticamente correcto”: antes de dar una opinión o decir lo que piensas, lo que sientes, tienes que considerar si es políticamente correcto. Y claro, eso es lo que mata la vida, la libertad, las relaciones humanas.

"Diccionario para Mariquitas" de Nazario.

 O sea, que la lucha de antes y la de ahora es prácticamente la misma.

 La lucha continúa, y continuará hasta el fin de los tiempos. Yo no creo que lleguemos fácilmente a un paraíso, a un parnaso donde no haya represión ni injusticias. Más bien veo en estos momentos la vida como una lucha constante, como una fricción constante. Los problemas difícilmente se solucionan. Lo que podemos hacer es encararlos, o evitarlos, o soslayarlos, o hundirnos en ellos… Pero los problemas continúan, porque el ser humano tiene unas pulsiones básicas que están ahí desde siempre.


 Aparte de ese número dedicado a El golpe, ¿hay algún otro que te haga sentir especialmente orgulloso?

 A mí me gustó mucho hacer la portada nº 100, que fue una especie de jam-session. Nos sentamos en una sala todos los autores de El Víbora durante dos o tres días seguidos, sin parar de dibujar y discutir ideas. Fue una de las experiencias más fuertes que recuerdo de trabajo colectivo.




 ¿Cuáles han sido los álbumes de mayor éxito de El Víbora?

 Varios. Dos Peter Punk, de Max, y Anarcoma, de Nazario; vamos ya por la 4ª edición. De Fuga de la modelo, de Gallardo y Mediavilla, llegamos a vender en su momento más de 20.000 ejemplares. Ranxerox, de Liberatore, también ha sido un álbum muy puntero y emblemático. Y naturalmente, cualquier de Shelton y Crumb.


 ¿Qué título sería “lo más” de El Víbora hoy?

 Las que más éxito tienen son Mónica y Beatriz, con sus Pequeñas viciosas.


 ¿Cuál es la relación actual con los antiguos autores?

 Hay de todo. Sobre relaciones malas no te voy a dar nombres. Sí es verdad que hay autores que me han dejado de gustar, o me han dejado de parecer interesantes, porque considero que su mensaje no tiene ya validez, o es repetitivo, o simplemente vacío. Con algunos he podido hablar y nuestra relación sigue siendo estupenda. Otros han dejado de publicar porque han dejado el cómic. Unos se han decantado a la pintura, otros se han ido al diseño y la publicidad… Como anécdota está el caso de Pàmies, que se enamoró de una doctora y se fue a vivir a Granada, y ahora es profesor de Literatura Francesa. La vida te puede llevar por muchos caminos.
 Pero hay varios que continúan. Max sigue preparando El mapa de la oscuridad, Pons también prepara cosas, y creo que Nazario seguirá colaborando esporádicamente. Por cierto, sus acuarelas son preciosas.

Página incluida en el N°1.

 Tú que siempre estás tan preocupado por el lado social del cómic, ¿qué crees que refleja El Víbora actual?

 Yo lo que pretendo es que continúe reflejando la sociedad en que vivimos y que continúe teniendo un cierto espíritu crítico. Pero es cierto que quizá ahora va más revestido de humor, de un humor más cínico. Hay menos opción utópica, aunque creo que no deja de tener una lucidez acerca de la realidad. En ese sentido el humor es purificador. La  capacidad de reírte de las circunstancias, de tu situación, de lo que te afecta, consigue también crearte una distancia, te relaja, te permite respirar.


 Se está formando una nueva escuadrilla de autores españoles: Mónica y Beatriz, Iron, Miguel Ángel Martín, Jaime Martín, Fonteriz, Mauro, Álvarez Rabo…

 …Y muchísima más gente nueva que, aunque no está en El Víbora, está muy cerca. Desde hace tres años, Kiss Comix está canalizando gran parte de los jóvenes talentos. Allí los autores no hacen fantasía ni ciencia ficción, trabajan básicamente con el cuerpo humano, la anatomía, las expresiones y la manera de transmitir emociones primarias. Creo que es pues un magnífico aprendizaje. De allí ha llegado a El Víbora Fonteriz, y pronto lo hará Kevin Taylor. Además, la renovación no solo ha afectado a la cara externa de la revista, sino también a la interna, la del equipo redaccional. Ahora mismo se produce un gran entendimiento entre el staff y los autores, hay un espíritu afín.

M.A. Martín presente en El Víbora

 ¿Cuál es el futuro de El Víbora?

 Yo creo que hay que mirar el presente, más que intentar ser un estratega a muy largo plazo. Sobre todo porque estamos hablando de una cultura viva, de una revista que conecta con la calle, con lo que está pasando, por lo tanto su fuente de información y su inspiración están en el presente. En lo que está sucediendo.


 Para terminar, una pregunta metafísica: ¿qué has aprendido personalmente en estos 15 años de El Víbora?

 He aprendido a mirar y estoy aprendiendo a vivir.

 -----------------

29.5.12

¡Gracias Parciales!




El domingo pasado tuvo lugar un nuevo Festival Increíble –el tercero, en este caso- al que asistimos con nuestras publicaciones gratuitas (y a la gorra). 

Es menester agradecer a los organizadores por generar un espacio alternativo para propuestas a las que -en muchos casos- se les hace cuesta arriba hallar lugares -y no les digo públicos- a los que acceder en su afán de difusión (sea por las limitaciones propias de la autoedición, o por partir de una lógica diferente a la de la rentabilidad, o por la fallas de carácter de los autores, o todo esto junto -pero claro, hablamos de nuestra publicación puntualmente-). A título personal, me hubiera gustado un nuevo debate en torno al campo del fanzine, la autopublicación y todo ese mambo.

Y también, desde este pequeño lugar, deseamos hacer llegar nuestros saludos a todos aquellos que contribuyeron con nuestra gorra –o taza- y a quienes se acercaron para comentarnos alguna cuestión sobre el contenido. Ellos hacen que esto crezca.
Lo mismo para los amigos que se acercaron a hacernos la segunda.
Pero el Le Chien de Oro es para el lector que, cerca del final de la jornada, desembolsó una suma que ascendió a las dos cifras. 
Sépalo, querido lector, es grosso.  

 Lista de Fanzines y Libros adquiridos en el “Festival Increíble”:

. Cábula N° 1. AAVV
· Comux # 5. AAVV
· Deformer N°2. MANCINI Pedro.
. Oenlao Presenta: Demasiado Encapotados. AAVV
. Desventuras de Über. CASTRO Juan
. Un Libro de Quejas al Destino. CASTRO Juan
. Hotel de las Ideas # 4. AAVV
. Impunes. PAZ Juan M. (Regalo del Autor)
. La Ponzoña Nr. 8. AAVV
. La Ponzoña Nr. 9. AAVV
. Niños Ultramundo N°2. AAVV
. Niños Ultramundo N°3. AAVV
. Pulp, el Grillo Número 7. AAVV
. Rachas. BERLIAC
. Sobre Perros y Garrafas. GUEVARA Gustavo.  

15.5.12

¡Siga al Perro!


 El simpático y empuloverado cánido parece haber descubierto algo. Un indicio: su cola erguida y su mirada perpleja. Si se anima, lector, siga al perro, aunque –se lo advertimos–  la recompensa puede no ser gratificante. Sus orejas apuntan hacia la derecha del blog. ¿Serán heces? Mmm…cerca. ¿Algo que escuchó? 
 Develemos el misterio, que ni da seguir robándole su tiempo.



 Se trata de la versión digital del nuevo número de Le Chien Avec Pulover.
 Finalmente –y con algunos errores en la versión en papel¹– vio la luz el nada esperado N°2, que se halla en la pestaña de nombre homónimo, con los dibujantes mediocres artistas consagrados de siempre.
 Esperamos que alguien pueda disfrutarlo.

 ¡¡¡Y un agradecimiento especial a todos aquellos que en la FLIA contribuyeron con este modesto pasquín, llenando nuestra gorra (o tapa de termo, más bien) y, por lo tanto, sacrificando dinero en nuestra publicación!!!






 ¹En las dos páginas centrales –la dos y tres de la historia de los Fanzineros se encuentra alterado el orden: la que se encuentra a la izquierda debería ocupar el lugar de la derecha y viceversa. Riesgos de trabajar con diagramadores nada profesionales. Avisamos, no habrá reembolsos de dinero porque somos altos garcas.

5.5.12

Lo Bello, lo Sublime, lo Simpático.


 La crítica —si llega— puede ser severa, pero poco importa cuando una insolente obcecación impulsa a alguien a persistir en el error; “no haríamos nada en este mundo si no fuéramos guiados por ideas falsas” sentenció el filósofo. "Ideas falsas, como que Scafati es la posta" podríamos añadir.
 Todo esto para contar que el número 2 de Le Chien Avec Pulover entró en su fase final de edición digital. No sabemos si podrá salir. O si podrá hacerlo antes de la FLIA. Hagan sus apuestas.

23.3.12

Petite


El atento lector de este blog, habrá notado la existencia de una nueva pestaña, junto a la de “Influencias” que suplanta a la de “Deshechos”.
No es que se trate de material que deba ser conservado, ni mucho menos; pero Petite incluye unas pocas nuevas historietas más algún refrito,  y es el flamante proyecto editorial para hacer aún más rentable el negocio del fanzin.
La idea es alternar los Petite Le Chien con Le Chien  para reducir de algún modo el tiempo entre las publicaciones. Nuestro público, impaciente y demandante, agradecido. 
En principio, Petite  pretenden ser pequeñas ediciones temáticas –el primer número versa sobre la represión- más económicas para el bolsillo del consumidor (y por qué no, de los autores, que siguen en busca de inversiones privadas, pauta oficial o financiamiento partidario de cualquier índole).    
Para los escépticos, que nos acusaban de tocuenteros citaremos una bella frase de un filósofo contemporáneo: LTA.

11.3.12

Sin avenencia


En estos momentos, el Staff de Le Chien Avec Pulover dirime simpáticamente ciertas divergencias a la hora de definir el rumbo editorial futuro.

¿Nuevo y arriesgado concepto de autoedición? ¿Renovación estético/ formal del medio? ¿Advenimiento de la vanguardia fanzinera? ¿Infausta estrategia de Marketing para llenar aún más las arcas de los autores? ¿Chamuyo para salvar una entrada y actualizar el blog después de un mes? ¿O puro tocuén?

Todo parece indicar que se avecinan novedades a la brevedad.

9.2.12

Precursores

 Pocos saben que Ernie Bushmiller comenzó sus días como historietista en una publicación autoeditada, que distribuyó en pequeños comercios y puestos de diarios del Bronx, su barrio natal. En 1919, a la edad de 14 años y con los primeros centavos ganados en su empleo como ayudante, Bushmiller concibió su primer proyecto como caricaturista: “Dogs with Clothes”. La publicación, sin firma alguna, constó de tan sólo 3 números, debido a los sucesivos altibajos económicos que padeció su familia, que obligaron al dibujante a abocarse de manera casi exclusiva al trabajo.
 Promediado los años 20 volvería a los “comics-strips” consagrándose definitivamente en la década siguiente gracias a su personaje “Nancy”, conocida entre nosotros como "Periquita".

 El tono de las historias de "Dogs with Clothes" fue variado: desde la denuncia de los fuertes conflictos obreros de la época hasta escabrosas escenas de sexo y violencia, protagonizadas por el Yellow Kid o Little Nemo junto a una enigmática niña con moño, que estimamos un antecedente de la pequeña Nancy. Siendo demasiado provocador para la época, el "mini-comic" no le retribuyó al autor ningún rédito comercial, vendiendo apenas unos pocos ejemplares. 
 Si bien jamás volvió al mundo de la autoedición, ni a argumentos de índole revulsiva para el status quo, no renegó nunca de sus primeros pasos, incluyendo diversos guiños a los viejos tiempos dentro de su creación más laureada.


 En México, tras el éxito de Periquita, la Editorial Novaro publicó en una sola revista los primeros dos números de “Dogs with clothes” (quedando el tercero inédito en nuestro idioma) que, por ese inexplicable fenómeno de las traducciones mexicanas, se llamó “Pequeño perro y su chaperola”, hoy inhallable.
 La editorial discontinuó su publicación por el fracaso económico que le implicó la desaprobación de la Secretaría de Educación Pública, y la lógica restricción en su circulación consecuencia de dicha negativa.

 Así se tejen invisibles redes entre sucesos aparentemente inconexos, a lo largo del tiempo y el espacio. 

 ¡Vaya un saludo para los “Dogs with clothes”!

17.1.12

¡Y ahora, unos minutos de panfleto!

Cuando los gobiernos oprimen y explotan ejercen su oficio, escribió Camus a fines de los 50. Y falta agregar, la represión es su esencia más allá de su signo político (sea rojo, verde azul, negro o del color que se quiera).

Y si, hoy por hoy, hay presos políticos y más de 5.000 procesados por luchar, la historieta es un buen medio -como cualquier otro- para decirlo (aunque la revista Fierro “reflejo de la sociedad” prefiera hablarnos de las 20 verdades o del maquinista del general*). "Hay que tomar partido" dijo Dante Ginevra. Aquí, un intento.






¡Por el desprocesamiento y cierre de causas de Asambleistas de La Rioja, Asambleistas de Gualeguaychú, Maestros de Santa Cruz, Petroleros de Santa Cruz, los cinco Estudiantes procesados en la manifestación de la embajada de Chile, los trabajadores de Ex-Zanón aún procesados, Delegados de Pepsico, los 31 Trabajadores de Cerámicas Stefani y la abogada del CeProDH Natalia Hormazaba, Estudiantes y militantes procesados por apoyar a los trabajadores de Kraft, Trabajadores de Kraft (Javier Hermosilla, Lorena Gentile y Oscar Coria, Adrián Argañaraz, Julio Tevez, Elvio Baldasarri, Pamela Bulacio, Ramón Bogado, María Rosario, Jorge Penayo), Trabajadores de Pepsico (Catalina Balaguer y Leonardo Norniella), Trabajadores del Frigorifico Rioplatense, Trabajadores de Finning – Caterpiller (Diego Kondracki y Carlos Ruíz), Trabajadores de Quickfood S.A. –Paty, Trabajadores de Sancor Rosario (Carlos Ghioldi, Eduardo Dalmonte) Mario Tapia y Aldo Claros, de todas las familias campesinas y miembros de pueblos originarios de Santiago del Estero, Chaco, Mendoza, Tucumán, Río Negro, Misiones y Neuquén procesados por defender sus tierras y los demás miles que paso involuntariamente por alto!

¡Por la libertad  y anulación de condenas de, Karina “La Galle” Germano, Carlos Olivera, Victor Oñate en Santa Cruz, Jesús Cabral , Carlos Antileo, de la comunidad Jacinto Antileu y todos los presos políticos!

¡A la mierda con la Ley Antiterrorista!



_____________________________________________
* Veremos si en este "revisionismo histórico" hay un pie de página –aunque sea-  para la huelga ferroviaria del 50, la movilización militar ordenada por Perón y el asalto, en horas de la noche, de la casa de centenares de militantes con detenciones y cesantías…

4.1.12

Otro adelanto.




 Dada la inesperada repercusión del primer número, el Staff de la revista ha decidido publicar algunas viñetas de otra de las historias de "Le Chien Avec Pulover 2".
 En este caso, la faz gráfica está finalizada, pero resta la parte más difícil: que un iletrado como quien suscribe termine de darle forma al texto, que —desde ya— no aspira a convertirse en una pieza literaria ni mucho menos. Previendo lo fatídico del resultado, ninguna palabra fue incorporada en los originales.

 Resta esperar que al menos, a los ojos del gran público, los dibujos puedan salvar un relato destinado al naufragio…(¿Podrán?).