15.5.12

¡Siga al Perro!


 El simpático y empuloverado cánido parece haber descubierto algo. Un indicio: su cola erguida y su mirada perpleja. Si se anima, lector, siga al perro, aunque –se lo advertimos–  la recompensa puede no ser gratificante. Sus orejas apuntan hacia la derecha del blog. ¿Serán heces? Mmm…cerca. ¿Algo que escuchó? 
 Develemos el misterio, que ni da seguir robándole su tiempo.



 Se trata de la versión digital del nuevo número de Le Chien Avec Pulover.
 Finalmente –y con algunos errores en la versión en papel¹– vio la luz el nada esperado N°2, que se halla en la pestaña de nombre homónimo, con los dibujantes mediocres artistas consagrados de siempre.
 Esperamos que alguien pueda disfrutarlo.

 ¡¡¡Y un agradecimiento especial a todos aquellos que en la FLIA contribuyeron con este modesto pasquín, llenando nuestra gorra (o tapa de termo, más bien) y, por lo tanto, sacrificando dinero en nuestra publicación!!!






 ¹En las dos páginas centrales –la dos y tres de la historia de los Fanzineros se encuentra alterado el orden: la que se encuentra a la izquierda debería ocupar el lugar de la derecha y viceversa. Riesgos de trabajar con diagramadores nada profesionales. Avisamos, no habrá reembolsos de dinero porque somos altos garcas.

16 comentarios:

Santiago Fredes dijo...

Hola gente! les respondo por acá porque ya paso un tiempo y no había visto su mensaje. Me acuerdo de estar justo con Lucía Brutta hablando de sus revistas cuando pasaron por el puesto y haberles vendido el número 1. En ese mismo momento yo también me levé tres números de "Le Chien Avec Pulover". No pude aún leer los tres ejemplares, solo algunas de sus historietas. Lo de Landrú es terrible. Berliac II me dio mucha gracia! una consulta: en el número 2 de "LE Chien...", justo en la mitad, me parece que están invertida las páginas, puede ser o me confundo? es justo cuando la chica muestra sus dibujos sobre el movimiento. Por otro lado, Copi es un genio y me gusta que hayan posteado sus trabajos. Y ultimo, gracias por las reseñas del festival, es bueno saber que lo pasaron bien. Saludos y espero vernos el domingo en el 3º festival increible!

Santiago Fredes dijo...

aaaa, soy parte de Niños Ultramundo! me olvidaba de aclarar!

Zacatillo Morcipein dijo...

Buenas, Santiago, ¿cómo va?

Lo de Landrú no me parece terrible a mí, te cuento por qué: Cuenta la leyenda de que este individuo le asaltaron en una ocasión, ocasión en la que recibió un disparo en la mano con la que dibujaba. Y sus "chistes" siguieron saliendo. En mi opinión, sólo una desgracia podía invocar menos risas que un chiste de Landrú. Pero el caso es que los "chistes" de Landrú siguieron saliendo y el trazo de los mismos era igual de horripilante. Sólo el trazo de Lánger me resulta más desagradable. Además, lo que siempre sostengo: Lánger es a Vuillemin lo que Scafati a Ralph Steadman.
Pero no es mi intención ser denunciatario.

Lo que desconcierta por completo al menudo y a la vez legionario staff de Le chien avec pulover, es que haya entre sus filas alguien susceptible de ser considerado un émulo del afamado Berli. No somos tangueros, ni arrabaleros. No frecuentamos la novela negra. Nos gustan los trabajos xilográficos, pero no los realizamos. No somos jactanciosos ni categóricos. Nuestro pequeño pasquín sugiere recoger las heces de la mascota del lector con sus páginas. No hay interés apreciable en el lunfardo ni en la milonga.
Pero peor parecerse a Lucas Nine. Porque el Berli será más pedante que lo meteórico de una sopa de porotos aduki sin alga combu, pero se hizo de abajo y no es el hijo de.
Al menos a mí, no me sale "dibujar movimiento". Hasta prefiero parecerme a Tute, que no le sale dibujar, siquiera.

Copi le gusta a NN y a Laura Vázquez Hutnik. No conocía a nadie más que le guste, hasta ahora.

En fin, le preguntaremos luego a Jacinto qué opina sobre un infiltrado berliaquesco en las flacas filas de Le chien...

¡Saludos!

jacinto larami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jacinto larami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adolf Choropowicz dijo...

¿Elio Rossi le parece a usted un tipo serio, Jacinto? He de decirle que me parece usted un boludo. Y los alfajores nada tienen nada que ver en esto, NN siempre ha dicho que si quiere usted marcharse, que se marche, pues. Obviemos el hecho de que se la pasa usted hablando de Naruto cuando algunos de nosotros queremos hacer un fanzin más onda Animal Urbano. Si usted odia el conurbano, pues agárremela con la mano.
Habría que llamar de nuevo a MM, el primo de NN, para que ponga orden porque es evidente que nosotros no podemos dirimir nuestras diferencias simpáticamente.

Zacatillo Morcipein dijo...

Viendo mi anterior comentario, creo conveniente aclarar que no me interesa trasladar la polémica barata onda jurado de Videomatch al afable mundillo fanzinero. Lo ideal sería un diálogo maduro, no un oso Arturo. No digo de juntarnos a escuchar jazz (pues prefiero el punk rock de Flemita). Lo que sugiero es algo que no da hacerlo en los comentarios de un blog o de twitter, sino desde los mismos fanzines: Fansins cuyas historietas versen sobre otros fansins (o sobre muertos como Tute o Kioskerman). Sobre esas pretensiones de publicar en Francia pasando por alto el dibujo y apelando a una cursilería que me da repelús. Igual, cada loco con su tema: Yo que escracho a Scafati (la posta es el gringo Steadman), Jacinto que odia a Landrú... Quizá sólo aquello a lo que nos oponemos defina realmente lo que somos. Porque si decís que te gusta todo, lo que das a entender es que todo te chupa un huevo y en realidad no te gusta nada. Lo que brinda una información y una toma de posición, es aquello a lo que atacamos. El mundo es más equitativo y justo si atacamos todos juntos a Joan Sfarr, por ejemplo. No me gusta una mierda lo que hace. Pero su colorista está bien asesorado. Si Tabaré tuviera el mismo colorista, otra sería la contratapa de Clarín.
Qué sé yo. Onda, a todos nos pueden gustar los grabados que dejó el expresionismo alemán o el swing de Oscar Alemán, pero citando cada cosa que nos gusta no decimos nada. Hasta Nito Mestre y Nito Artaza pueden coincidir en su gusto por Die Brücke. Es por ello que si queremos informar rápidamente a nuestro interlocutor sobre qué cosa nos gusta, mejor le decimos que odiamos el impresionismo tanto en pintura como en música. Yo puedo afirmar que no me gustan ni los beatles, ni los piojos ni la bersuit ni los wachiturros ni el reggae y cosas así. Porque para hacer reggae tenés que ser negro de Jamaica y estar muerto, sino es todo macanas, pamplinas o "bullshit" como dicen los piratas, ¿no?

Esto que menciono podría desarrollarse en un fanzine, si me detengo a pensar cómo.

Santiago Fredes dijo...

Hasta donde yo se el muerto es Caloi, no Tute. Confundir al padre con el hijo, bueno, algunas corrientes cristianas les da lo mismo. Coincido en que este puede no ser el mejor medio de expresión-discusión-diálogo: los comentarios de un blog. Pero solo voy a decir una cosa, en la que no coincido del todo: ¿usar la historieta como metalenguaje no termina de alguna manera cerrando a la historieta sobre si misma? apuntada hacia un lector conocedor, etc etc. De todas maneras no deja de ser gracioso, pero hay que saber muy bien a quien uno quiere dirigirse. Y hoy quizás lo que le falta a la historieta es abrirse a un público mayor. Solo es una opinión, claro está. Por otro lado no se puede comparar a Ranma 1/2 con Naruto, empezando por la cantidad de capítulos que dan cuenta del afán de lucro de los productores. Ustedes son uno solo, no?

NN dijo...

Yo no. O más bien sí…mmm…creo que no fui muy claro.
Me presento; soy el que te compró el número 1 de Niños Ultramundo, (y que eventualmente comprará los restantes).
Primero, quiero agradecerte por haberte tomado la molestia de pasar por el blog y además comentar. Ni hablar del hecho de que te hayas sumergido en la insalubre tarea de leer parte de nuestras publicaciones.

Me resulta interesante tu opinión, Santiago, porque es uno de los problemas que venimos charlando con Zacatillo –otro de los hacedores de Le Chien- desde hace meses, sin llegar a una respuesta satisfactoria. Nuestro número 1 (con mi Panfletorieta y el Casting de Fanzines de mi colega) quedó un tanto inaccesible –cosa que pensamos, mejoró en el número siguiente-. En líneas generales quiero creer que se entiende, pero los guiños no permiten su total comprensión. Entonces: ¿Qué debe priorizar uno al encarar una historia? Se pretende que el que busca tenga respuestas…yo no las hallo aún, pero apelamos a la indulgencia de los lectores por ser nuestra primera incursión en el mundo de las historietas. Puedo decir, a partir de tu planteo, que en el caso del Petite, apunté a una historieta de corte social, que pudiera ser abordada por un lector ocasional, (que ni tenga que leer). Y algunas personas nada afectas a este lenguaje, pero sí vinculadas a sectores políticos, lo hicieron con buenos resultados. Claro, seguramente no volverán a tocar una historieta, pero al menos vieron que es un lenguaje que sirve para comunicar, como cualquier otro. No sé, también vi chicas reírse con el bicho de Kioskerman al ser rechazado por Lu, aunque no entendiesen a quién se parodiaba, ni comprendieran la totalidad de la trama.

Creo que hay que generar propuestas a partir de la propia necesidad expresiva, de aquello que se desee comunicar, al margen de si se entiende o no, si es hermético o no. Un poco es el beneficio inherente a la autoedición, este de obrar más allá de cualquier tipo de indicador de mercado o de gusto del público. Hasta ahora nuestro único parámetro fue no descuidar el aspecto visual, dar lo mejor de nosotros –por lamentable que pueda ser el resultado-. Por lo que pude ver de su revista, los guía un sentimiento similar; no descuidan en absoluto la faz gráfica, se nota un esmero, una búsqueda plástica orientada a dar lo mejor de cada uno. Y esa es una de las cosas que más valoro.

Después de todo, nosotros con nuestro pasquín no llegaremos a las masas ni mucho menos, por lo que no nos parece (o no me parece, pues no debería hablar por otros) desconcertante un fanzine metahistorietístico que circula exclusivamente en el ámbito fanzinero. Claro, puede inquirírsenos lo contradictorio de la propuesta de la gratuidad (o la gorra) para un total acceso y lo restringido de nuestra área de circulación.
Igual, todo esto es algo sobre lo que siempre estamos volviendo, que seguimos debatiendo.
Lo de Ranma y Naruto se los debo; he leído muy poco manga (Shintaro Kago gracias a Zacatillo y Tatsumi). Pero de una que, entre Ranma y Naruto me quedo con Animal Urbano.

Jacinto, el que le pifió con el orden de las páginas fui yo; ergo, el invertido debo ser yo.
Y a mi sí me gusta Copi, por eso subí todo su libro al blog, en el que intento rescatar algunas cosas que creo merecen ser difundidas.

Un gusto que hayas pasado y en una de esas –si nuestro corto carácter nos lo permite- intercambiaremos palabras en el Festival Increíble.

Salud.

Santiago Fredes dijo...

No es para nada desconcertante, hasta es saludable podríamos decir. Porque otra cosa que le falta al medio -además de abrirse- es mirarse a si mismo más críticamente al mismo tiempo que más burlonamente (como forma de crítica posible de asimilar): sinceridad, juicio, espíritu crítico, confianza. Brindo por ello. Y con esto no me refiero a las reseñas críticas de Laura Vázquez. El peligro es la mala leche, el rencor y otras tantas bajezas humanas no necesariamente imposibles de evitar como está aquí demostrado.
Bueno, nos vemos el domingo.


salud!

jacinto larami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
@catriel dijo...

La historieta se puede abrir a un público mayor, pero el público mayor es un mediocre.
La historieta está condenada por la televisión, así como la televisión algún día cuando internet sea más piola y toda la humanidad tenga compu, va a estar liquidada por you tube o su equivalente.

Todos en Le chien son mediocres.

Siempre tratan de dar cuenta de lo bien informados que están, pero lo único cierto es lo que dicen de Ralph Steadman. Pero no debe saberse. Si elegimos entre vivir en la verdad o en la mentira, y... sigamos con la mentira. Asumir la verdad me haría sentir mediocre. No quiero ser mediocre. Si sabía que mi mamá me iba a hacer nacer mediocre no nacía, yo.

No obstante, no creo que este sea un fanzin que apunte a un lector. ¿Un lector conocedor? Por favor. No estamos hablando de Daniel Clowes ni de Chris Ware ni de Windsor McCay ni de Jim Woodring ni de Neil Gaiman ni de Beto Cuevas ni Beto Hernández. Está bien, no estamos hablando de Beto Casella que trascendió el ámbito del cómic, pero Tute sale en el diario la nazión. Y Kioskerman hace entrevistas. Por cierto, prefiero a Majul, pues por lo menos sus preguntas no se las chafó a un yanqui. Al que le gustan las entrevistas es a Jacinto. Porque es un mediocre. No se puede aprender nada de la experiencia ajena. Le falta esquina y cordón.
Iba a decir unas palabras más, pero lo puedo resumir en una sola: ¡Mediocres!

Santiago Fredes dijo...

Majul? bue...

NN dijo...

¡Eh, alto periodista Luis!
Es el creador de una de las preguntas más inquisitivas del periodismo vernáculo -y toda una marca que, por antonomasia, sintetiza toda su labor -:
"¿Tenés miedo?".
Eso sí, admito la merma de su credibilidad desde el momento en que abandonó el moño...

jacinto larami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jacinto larami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.