9.11.12

Casting de Chiens.



 El éxito se traduce en reconocimiento, en un halo de prestigio que envuelve a todo lo que lo circunda y en el deseo de todo lo que no lo circunda de arrimarse al fogón del triunfo.

 Muchos son los ofrecimientos de colaboraciones –no monetarias, claro está- que han llegado a la redacción, y más aún las interpelaciones personales a los ya afamados conspiradores detrás de “Le Chien”. Reconocidos dibujantes de frondosos curriculums, nuevos talentos de la narración en viñetas e ignotos transeúntes nos han inquirido sobre la posibilidad de participar en nuestra publicación.

 En principio nos excusábamos apelando a la diplomática e infalible razón económica, es decir al costo monetario de cada fotocopia (0,30 $ la carilla) al grito de “¡Con lo que sale hacer cada número vamos a garpar más páginas para publicar la soretada que hacés vos!”. La sorpresa nos la dio un hombre que, ocupado en levantar la intervención/ Street Art Canino de su chobi con nuestro número 1, nos respondió “No compartiría ni en pedo las páginas interiores con las forradas de ustedes; yo quiero que publiquen la foto de mi perro en la contratapa, para ocupar el lugar de los grosos que aparecen ahí”.

 Caímos en la cuenta que los aspirantes a colaboradores no deseaban formar parte del interior de la revista, sino ocupar el espacio que antaño consagramos a grandes creadores del lenguaje historietístico.
  
 La cosa no es tan fácil. 

Si nuestro recelo por incorporar a alguien a nuestras filas parece excesivo, aún más rigurosos somos a la hora de determinar los estrictos criterios de selección, que incluso han privado a los habituales dibujantes de la revista de poner su toque gráfico –sus zarpas- en ese lugar privilegiado.

Ej. 1: Simpático pero sin pulover.


Ej. 2: Con pulover pero no lo suficientemente simpático

 Como podrá verse en los ejemplos que grafican este artículo, el castings de chiens es probablemente la labor más ardua, responsable de las demoras en la actualización del blog y la explicación detrás de la irregular periodicidad de "Le Chien Avec Pulover". Un número nuevo no sale si el perro de la contratapa no cumple con los requisitos necesarios. En estos momentos, nos encontramos en ese proceso de selección, que puede durar un tiempo más.

Ej. 3: Simpático, con pulover, pero sin la pose de los dos anteriores.


  ¿Y esto por qué? 

 Por lo dicho al inicio: poniendo al perro de Periquita o al del eximio dibujante rumano, aspiramos a arrimarnos al fogón del triunfo. 

 (Próximamente -cuando salga el N°3 - el concurso "Le Chien Avec Pulover": adiviná quiénes son los autores detrás de los perros de las contratapas y ganate los 5 números de la colección).