N° 3











3 comentarios:

Klausen dijo...

Creo que este numero me gusto mas todavía que los demás... Me senté tranquilo a leerlo entero... La primer historieta la veía diferente y me sorprendió el final... De la de "Erradiqueshon..." me quede con el final, cada cual cree saber como cambiar el mundo... y si, yo prefiero la que comenta la variación de mi personaje, que le puedo hacer... (Por cierto, que loco el chobi ese!)... Y de la otra, si... unas tetas siempre (O casi siempre) vienen bien...

Muy bueno, che! Saludos!

jacinto larami dijo...

Gracias, don Klausen, por el tiempo que le dedicó a nuestro modesto pasquín. Bien sabemos que virtualmente no es lo mismo que leerlo en papel.

Creo que en las dos primeras historias prevalece una inquietante impunidad. La gente que la atestigua no reacciona, no activa. Quizá no se percata de lo que se viene. Aunque en Erradiqueishon of the chobis no hay gente, casi. Parece siempre un mundo vacío. Hay que ajustar muchas cosas, pero uno puede escudarse en que un fanzín es independiente (independiente de explicarse, independiente de la coherencia). Ciertamente, como bien comenta usted, cada cual cree saber cómo cambiar el mundo. Un poco de eso se trata la historia... ¿cambia algo la violencia? ¿Cambia algo el amor? ¿Se puede cambiar lo que es predecible por su constancia a lo largo de la historia? (la impunidad, el Estado criminal)
¿Tomar el poder no significa ejercerlo? ¿Ejercerlo no significa derramar muerte a troche y moche?

El chobi ese está re endiablado, hasta los vikingos le temen. Pero lo más trágico del mundo es que siempre aparece alguien más diablo que después toma el poder. O más diablo o más ladrón. Lamentablemente, no hay punto medio.

Respecto a las tetas de porte "generoso", están muy puestas porque sí en esa irreverente página del gran chobi con gorro. Pareciera que pensamos "Uy, en este número no hay buenas tetas" y pelamos esa viñeta cuan artificio para zafar.

En fin. Vuelvo a agradecerle pasar por acá, leer el pequeño pasquín desde la pantalla del ordenador y aún tomarse tiempo para una devolución.

¡Saludos!

Diego Prósperi dijo...

Qué grande Klausen, el único lector de este librito de historietas amateur. Ojo, digo amateur, que quiere decir "amador" en francés.